Home / Economia / Brexit: cómo Europa hace el segundo referéndum

Brexit: cómo Europa hace el segundo referéndum

La reproducción de medios no es compatible con su dispositivo
¿Podría haber una segunda votación en Brexit?

Pasará otra semana y habrá más confusión sobre Brexit y mayores demandas para un segundo referéndum. una votación "rompería la confianza con el pueblo británico", pero los activistas argumentan que podría ser la única manera de resolver el estancamiento que actualmente está afectando al Parlamento. ¿Es correcto pedir a los votantes que tomen una posición sobre el mismo problema más de una vez? Si es así, ¿qué circunstancias deberían ofrecerse como razón? ¿Y la gente realmente cambia de opinión en unos pocos meses, con un ligero ajuste de términos o un poco más de información, o lleva años y un cambio sustancial en la cultura o la demografía? Algunos países de Europa han tenido esta experiencia cuando un primer referéndum sobre una cuestión de la Unión Europea no fue como lo planificó el gobierno del día. Entonces, ¿qué estaban haciendo estos países, y el Reino Unido puede aprender algo de sus vecinos? ¿Cómo podría funcionar otro referéndum Brexit? En Irlanda, a diferencia de todos los demás miembros de la UE, está legalmente obligado a someter los votos a votación antes de que puedan implementarse porque tienen que cambiar su constitución escrita. Pero como los tratados de la UE deben ser unánimes, un voto de "no" también significa que el tratado no puede entrar en vigencia desde ningún otro lugar, lo que arroja un poco de llave a las obras. ¿Qué estaban decidiendo? Los votantes irlandeses han rechazado dos veces los tratados de la UE. En 2001, el Tratado de Niza modificó el Tratado de Maastricht, que trató de preparar a las instituciones de la UE para su ampliación prevista. Luego, siete años después, fue el turno del Tratado de Lisboa, que fue un intento de simplificar la UE. ¿Cómo votaron? Solo el 35% votó por el Tratado de Niza en 2001, con el 54% de apoyo "no". En 2008, con el Tratado de Lisboa, la participación fue superior al 53%. Sin embargo, los irlandeses rechazaron nuevamente el cambio del 53,4% al 46,6%. Lo que sucedió después En ambos casos, Irlanda cambió de opinión. En octubre de 2002, más del 62% votó a favor del Tratado de Niza con una participación de casi el 50%. Cambiar las mentes de las personas se reduciría literalmente a una vigorosa campaña electoral y una enmienda que prometía mantener a Irlanda fuera de cualquier futura fuerza de defensa común europea.

También contenía una disposición de que cualquier otra votación sobre el Tratado de Niza pasaría por una votación parlamentaria en lugar de un referéndum. Y en 2009, solo 16 meses después del primer intento, con un poco más del 5% de participación, el 67% del país apoyó el Tratado de Lisboa. Los líderes de la UE, desesperados por mantener el tratado vivo, regresaron a la mesa de dibujo y agregaron lo que los irlandeses han descrito como garantías importantes. Para saber más: Irlanda y la UE – un caso especial Francia: cancelada ¿Qué estaban decidiendo? Los franceses obtuvieron el voto sobre la Constitución europea en 2005. ¿Cómo votaron? Casi el 55% rechazó la constitución propuesta cuando acudió a las urnas en mayo de 2005, aunque los líderes del país hicieron campaña por el "sí". ¿Qué pasó después? Después de que los votantes en Francia y los Países Bajos rechazaron la constitución, los líderes de la UE regresaron a la mesa de dibujo y redactaron el Tratado de Lisboa. En muchos sentidos, era similar a la constitución. Sin embargo, en lugar de reemplazar los tratados anteriores, fue una enmienda. A pesar de las similitudes y el apoyo a un segundo referéndum, el gobierno francés ha decidido no presentar el tratado para una votación. En cambio, decidieron confiarlo a los diputados y senadores franceses, que se reunieron en un congreso especial en Versalles en febrero de 2008. Esta vez, la votación fue fácil, de 560 a 181, con un cierto número de parlamentarios que abstenciones. Noruega: no para dar la vuelta ¿Qué estaban decidiendo? Quería formar parte de la Unión Europea, entonces conocida como la Comunidad Económica Europea. ¿Cómo votaron? Se negaron, con el 53,5% de los votos en contra de la adhesión. ¿Qué pasó después? Pasaron otros 22 años antes de que los noruegos volvieran a preguntar si querían ser miembros de la UE o no. En teoría, la demografía del país y la naturaleza de la propia UE habían cambiado en ese momento, lo que potencialmente dejaba espacio para una respuesta diferente.

No se suponía que fuera. Esta vez el 52,2% rechaza el registro. Pero, a pesar del margen de reducción y las encuestas que en algunos lugares han sugerido que el país se está volviendo más pro-UE, no se ha realizado un tercer intento de adhesión. Denominación: ¿una lección aprendida? ¿Qué estaban decidiendo? Parece que en el caso de los daneses, podría tratarse de mordeduras una vez, dos veces tímidas cuando se trata de referendos potencialmente divisivos. Se remonta a 1992, cuando el Tratado de Maastricht, que creó la Unión Europea y la moneda única, fue sometido a votación en el estado del norte de Europa. ¿Cómo votaron? Poco más de la mitad, 50.7%, rechazó el tratado, con una participación de 83.1%. ¿Qué pasó después? Se hicieron algunas modificaciones, incluida la exención de la adopción del euro y se celebró nuevamente el referéndum. Esta vez, con una participación de más del 3%, 56.7% votó a favor del tratado. Más de una década después del rechazo, y por lo tanto la aceptación, de Maastricht …

Puedes leer el articulo completo (en ingles) Aquí

Sobre Jose Lopez

Check Also

Jingye invertirá £ 1 mil millones y ahorrará "miles de empleos en British Steel"

La compañía china Jingye dice que invertirá £ 1.2 mil millones en British Steel porque …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: