El invierno de 2019/2020 fue el más caluroso jamás registrado en Europa.
Este es un problema para una especie de foca que está a punto de extinguirse.
La foca anillada de Saimaa necesita nieve y hielo para sobrevivir porque da a luz a sus crías en madrigueras excavadas en la nieve.
Pero las temperaturas alrededor de su lago finlandés fueron de hasta 10 ° C por encima del promedio de invierno y no hay suficiente nieve para sus guaridas.
Ahora los ambientalistas del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y los parques y servicios de vida silvestre de Finlandia están tratando de salvar a las especies de los efectos de un planeta en calentamiento.

Puedes leer el articulo completo (en ingles) Aquí

A %d blogueros les gusta esto: